Las bacterias y virus comensales y patógenos, la microbiota humana, han coexistido con los seres humanos desde los albores de nuestra especie dando lugar a constantes manifestaciones clínicas, incluido el cáncer. Mediante la exploración de genomas de patógenos secuenciados a partir de muestras clínicas y muestras antiguas se pueden arrojar estimaciones mucho más precisas de las tasas evolutivas dentro del huésped y entre los patógenos hospedadores, lo que proporcionaría datos sobre los cambios en la estabilidad genómica del patógeno y las respuestas evolutivas.  Comprender mejor la divergencia genómica del patógeno antiguo y las antiguas historias evolutivas paralelas de patógeno-huésped, nos permitirá reconstruir el origen probable de las infecciones actuales por patógenos clínicos.

Es decir, investigar genomas de patógenos humanos en escalas de tiempo profundas puede proporcionar información crucial sobre la evolución de la virulencia de los patógenos y, con un poco de suerte, nos permitirá prever la posible aparición de nuevos agentes patógenos inducidos por el medio ambiente.

Aquí, examinamos tres grupos de patógenos transmitidos principalmente a través del contacto sexual entre humanos para proporcionar información sobre el comportamiento humano antiguo y la historia de sus patógenos. Además, discutimos la importancia de aplicar protocolos éticos sólidos en la investigación de ADN de patógenos antiguos, que deberían combinarse con datos modernos de secuencias de patógenos clínicos y proporcionar ventajas para todos los investigadores en todo el mundo, por ejemplo, a través de datos genómicos compartidos.

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/29941858

No Comment

Comments are closed.